Fundación Foresta: Soluciones verdes para las Islas Canarias

La deforestación de todos los países ha procedido con una velocidad alarmante desde la Revolución Industrial, donde la leña y el carbón de madera han servido como principal combustible.

En el Archipiélago Canario, tras la conquista en el S. XV, la tala de bosques y los distintos usos de la madera provocaron una situación que en pleno siglo XXI es verdaderamente alarmante. Solo la isla de Gran Canaria pasó de tener un 60% de su superficie cubierta por bosque, a un 3% a principios del siglo XX.

Los incendios provocados en los últimos años, las talas descontroladas y la emisión de gases de efecto invernadero, son las principales causas de la deforestación, contribuyendo directamente al cambio climático, aumentando la contaminación y el nivel del mar, favoreciendo la erosión y las sequías, disminuyendo el recurso hídrico, potenciando la desertificación, la degradación de los Ecosistemas Naturales y la consecuente pérdida de Biodiversidad.

Todos estos factores terminan provocando la pérdida de potencial turístico y en definitiva el empobrecimiento de la sociedad. Debido a que la situación es tremendamente preocupante, varios empresarios canarios ponen en marcha FORESTA, una fundación sin ánimo de lucro que trabaja desde el año 1998 por el futuro Medioambiental y Socio-Económico del Archipiélago.

Actualmente, la Fundación Foresta sigue trabajando por el mismo principio, si cabe con más fuerza debido al optimismo que producen datos esperanzadores que revelan que, en los últimos 20 años,  una mejor comprensión del rol que desempeñan los bosques en el mantenimiento del clima y la estabilización del suelo y de los recursos acuíferos, y una mayor conciencia de la necesidad de su preservación por parte de la sociedad está permitiendo una pequeña recuperación de nuestros bosques que aunque lenta, se espera sea progresiva. Este dato se refleja en que solo en Gran Canaria la masa forestal ha crecido un 11% en los últimos años.